Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

  • LA OTRA HISTORIA DEL ATAQUE A ALIAS RENÈ (respuesta al comentario de felipe)

    El Colombiano, Medellín, lunes 5 de noviembre de 2007

    La otra historia del ataque a alias René

    Hablan dostestigos del plan con el que se intentó asesinar al paramilitar.
    "La emboscada falló y René mató a hombre de confianza de Ernesto Garcés".
    Aseguran que el ataque de 2003 lo organizó y lo ordenó alias Doblecero

    De guerrillero a temido paramilitar del Suroeste


    Alcides de Jesús Durango, alias René o El Indio, fue carnicero de pueblo y mando urbano de una pequeña facción del frente 34 de las Farc. Pero a mediados de los noventa se entregó, con su escuadra, a las entonces Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu).
    Poco tiempo después alias René, bajo el mando de Carlos Mauricio García Fernández, alias ‘Doblecero’, se integró al bloque Metro, conformado con pequeñas unidades militares que salieron de los grupos del Occidente, Nordeste y Suroeste de las autodefensas en Antioquia. Los frentes Suroeste y Occidente, al mando de alias René y alias Memín, fueron, en principio, estructuras de las Accu dependientes de ‘Doblecero’ quien las dotó de armamento y las entrenó. Pero luego pasaron al mando del bloque Élmer Cárdenas y más tarde, en 2002, quedaron a órdenes de Vicente Castaño. Por eso alias René era considerado uno de los “mandos medios históricos” de las autodefensas. En el Suroeste de Antioquia dejó una leyenda negra por los crímenes y violaciones que sus víctimas le atribuyen.

     

    Alcides de Jesús Durango, alias René, le propinó al jefe paramilitar alias Rodrigo Franco, 'Doblecero', uno de los golpes que determinaron el inicio de su derrota en la guerra que libró su bloque Metro contra los bloques de Vicente Castaño y Diego Fernando Murillo, alias Don Berna.

    Aprovechando la información privilegiada que le había dejado ser parte de los mandos de los paramilitares en el Suroeste de Antioquia, cuando estaban bajo órdenes de 'Doblecero', alias René secuestró a las esposas de los comandantes del bloque Metro del corregimiento Versalles y de los municipios de La Ceja, Rionegro y Guarne.

    René amenazó con matar a las rehenes si los comandantes de 'Doblecero' no se rendían y aceptaban cambiarse al bando de los paramilitares de Vicente Castaño y Don Berna.

    "Así sufrió Rodrigo su primera derrota cuando más de una cuarta parte del bloque Metro amaneció un día a órdenes de Don Berna, gracias a René. Por eso Rodrigo, ya casi al final de sus fuerzas, conociendo el malestar de algunos hombres de René, con sus políticas, los contactó en Medellín y urdió el plan para matar a René y desestabilizar (en el Suroeste de Antioquia) un fortín financiero de Vicente Castaño".

    Esa es la versión que sobre el ataque a alias René tiene uno de los hombres que más cerca estuvo de Carlos Mauricio García Fernández, conocido entre los paramilitares con las chapas de Sergio, 'Doblecero' o Rodrigo Franco.

    Otro testigo que participó en el plan criminal contra René, en mayo de 2003, explicó que además de cobrarse la traición, 'Doblecero' quería recuperar el control de la zona del Suroeste, que había perdido a manos de las que eran sus tropas y quedaron al mando de Vicente Castaño.

    A ello se sumó que los excesos de poder de alias René presionaron la deserción de varios de sus hombres. "Un grupo de cinco mandos de sección y escuadra, con unos 10 patrulleros, desertaron, guardaron sus dotaciones e hicieron contactos a través de un tío (Fernando Quijano) de la esposa de 'Doblecero'".

    Quijano era el administrador general de las fincas del hacendado cafetero Ernesto Garcés Soto (ver nota anexa). Entre los paramilitares de 'Doblecero' Quijano era conocido con el seudónimo de 'Pedro'. A él, según los testigos consultados, lo asesinaron el 31 de octubre de 2003 como represalia por su participación en el plan criminal contra alias René.

    Estos testimonios controvierten las sindicaciones, difundidas hace cuatro semanas, según las cuales los autores intelectuales del ataque a alias René serían el presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, y el empresario cafetero Ernesto Garcés Soto.

    Según uno de los testigos consultados, José Orlando Moncada alias Tasmania sí estuvo en contacto con los hombres que ejecutaron esa acción militar instigada por 'Doblecero'.

    Para ejecutar el plan contra alias René "solo hacía falta un piñón para el engranaje y era convencer a la tropa entera y fue entonces que se hizo el contacto con Tasmania, quien manejaba la tropa que estaba en la vía a Urrao (Antioquia)".

    En recientes declaraciones, alias Tasmania aceptó su participación en el plan para asesinar a alias René.

    Hoy la justicia trata de establecer si es cierta la versión de alias Tasmania según la cual recibió ofertas de mejores condiciones carcelarias y protección, y traslado al exterior de su familia, si involucraba en su versión al presidente Álvaro Uribe y al empresario cafetero Ernesto Garcés Soto, como autores intelectuales del ataque contra el paramilitar René.

    Las supuestas presiones provinieron, según Tasmania, del magistrado auxiliar de la Corte Suprema de Justicia Iván Velásquez y funcionarios de la Fiscalía General de la Nación.

    La Corte Suprema y el mismo magistrado auxiliar reclamaron respeto a la imparcialidad e independencia de sus actuaciones en el caso y Velásquez negó haber ofrecido beneficios al paramilitar Tasmania, y a su familia, a cambio de informaciones que tuviesen como objetivo involucrar al Presidente y al cafetero Ernesto Garcés.

    El presidente Uribe, en reciente entrevista a este diario, dijo estar dispuesto a colaborar con la investigación, pero exigió transparencia y reclamó "medios probatorios lícitos y decentes".

    Más detalles
    Uno de los testigos, que acompañó a 'Doblecero' a lo largo de sus años como paramilitar pero también en otras esferas de su vida privada, precisó que el ataque fue planificado totalmente por 'Doblecero' con cerca de 10 hombres que estaban resentidos por los excesos y malos tratos que alias René les daba a quienes estaban a su mando.

    "Rodrigo ('Doblecero') me había comentado personalmente que tenía algo entre manos con unos disidentes de René y luego se supo en las noticias internas de las Autodefensas que un grupo de René había atentado contra él", narró el amigo y asesor de 'Doblecero'.

    La emboscada finalmente se cumplió en alrededores del municipio de Concordia, en la vía al sitio El Concilio. El grupo disidente de René disparó un rocket (cohete) y fusiles contra una camioneta, "la primera de dos que avanzaban".

    Este testigo sostuvo que René iba en la camioneta de atrás y alcanzó a escapar, pero el otro precisó que René no estaba en el convoy, porque el plan se filtró.

    Según las fuentes, tras salvarse del ataque, y en represalia, alias René ordenó el asesinato del tío de la esposa de 'Doblecero', empleado de confianza de Ernesto Garcés Soto. Fernando Quijano ('Pedro') "era como un hijo para Garcés. Es decir que el odio visceral que siente don Ernesto Garcés por alias René nació con posterioridad a ese atentado".

    Esa muerte y ese resentimiento explican, en parte, los miedos de alias René frente al hacendado cafetero Ernesto Garcés Soto, quien fue amigo personal del ganadero y caballista Alberto Uribe Sierra, padre del presidente Álvaro Uribe. Garcés también le habla al oído al Presidente Uribe desde muy joven, en especial a partir del asesinato de su padre, por parte de la guerrilla de las Farc, en junio de 1983.

    De ahí los temores que alias René le manifestó al alto comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, durante su estadía en Santafé de Ralito, donde se llevaron a cabo los diálogos entre el Gobierno y las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc). René se escapó de Ralito sin haberse presentado, días antes (el 30 de enero de 2005), a la desmovilización del bloque Suroeste de las Auc, del cual era jefe militar.

    Hace veinte días el alto comisionado de Paz aseguró a medios venezolanos e internacionales que alias René le manifestó en 2004 que no se desmovilizaba por temor a que el presidente Álvaro Uribe y el hacendado Ernesto Garcés lo asesinaran. "Tuve una reunión con él (René) a finales de 2004, él fue a esa reunión presionado por Vicente Castaño, porque no quería hablar conmigo y en esa reunión él me dijo que no confiaba en el Gobierno", agregó Luis Carlos Restrepo.

    El 19 de junio pasado, efectivos de la Policía Nacional capturaron a Alcides de Jesús Durango, alias René, en la finca La Nueva, del corregimiento El Cedro, en jurisdicción del municipio de Mutatá, Urabá antioqueño. El ex jefe paramilitar se entregó sin oponer resistencia y hoy se encuentra recluido en la Cárcel Nacional Bellavista.

    Depende del prisma
    Uno de los testigos consultados sostuvo que meses antes del ataque a René, Ernesto Garcés visitó al presidente Uribe en la Casa de Nariño y le llevó una carta en la cual alias 'Doblecero' solicitaba condiciones para un eventual acuerdo de paz con el bloque Metro, entonces disidente del proceso de diálogo en Santafé de Ralito.

    La otra fuente sostuvo que la carta se la entregó Ernesto Garcés al Presidente, en su finca de Rionegro. Sin embargo, Garcés Soto negó haber llevado esa carta al Presidente y dijo que sí se reunió en enero de 2003 con Uribe, "pero para llevarle un mensaje de Álvaro Leyva" (ver nota anexa).

    "Los que no conocen los entresijos del asunto (...) suponen que como Ernesto Garcés Soto es amigo de Álvaro Uribe Vélez, y su mentor tras la muerte de don Alberto (Uribe), y había estado en Palacio en las semanas anteriores, pues deducen que ese ataque contra René era de autoría intelectual de ellos", sostuvo uno de los testigos, asesor y amigo personal de alias 'Doblecero'.

    El choque de trenes del último mes, entre los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, que defienden y reclaman independencia y respeto, y el presidente Álvaro Uribe, que exige equilibrio y garantías del sistema judicial, tiene origen, según la versión de estos testigos, en la interpretación que los investigadores judiciales están haciendo de los hechos. Un análisis que merece de las partes el mayor rigor y buena fe posibles, para que el país conozca la verdad de lo ocurrido, sea la que sea, sobre todo si están en juego la credibilidad y la autoridad de instituciones superiores del Estado.

    Origen de la polémica

    Las supuestas presiones a José Orlando Moncada Zapata, alias Tasmania, para que declarara en contra del presidente Álvaro Uribe y del empresario cafetero Ernesto Garcés. Tasmania dijo que le ofrecieron beneficios a cambio de sus testimonios.
    El ex paramilitar José Orlando Moncada, alias Tasmania