web
analytics

Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

ENTREVISTA

  • La guerra en el Oriente Antioqueño entre dos proyectos de desarrollo Rubén Darío Zapata

     

    La guerra en el Oriente Antioqueño entre dos proyectos de desarrollo

    Rubén Darío Zapata

     

    Leer más ...

  • LAS VERDADES INCONCLUSAS DE H. H.

    Verdad Abierta,  portal Colombiano, hace un recuento de los crímenes de H. H. y quienes fueron sus cómplices, así como también las razones por las cuales fue extraditado a pesar de que La corter Suprema de Justicia condicionò su extradiciòn para que pudiera contar su verdad en Colombia.   A pesar de ello, en medio de sus declaraciones fuè extraditado  apresuradamente por orden del presidente Alvaro Uribe Vélez.

    Leer más ...

  • ¿SANTOYO ESTABA EN LA "NÓMINA"? tomado de "elcolombiano.com"

    ¿SANTOYO ESTABA EN LA “NÓMINA”?

     
    Por CARLOS ALBERTO GIRALDO | Publicado el 6 de octubre de 2013
     
     
     

    El general Mauricio Santoyo recibió "con satisfacción" la condena a 13 años que le impuso un juez de Virginia, en Estados Unidos, en diciembre pasado. Si se porta bien y colabora, saldría entre 2019 y 2021; es decir, en unos siete a nueve años.

    Es benigno para el exjefe de seguridad de la Presidencia, que aceptó su apoyo material a grupos terroristas (las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC). Para ser más directos: reconoció que estuvo involucrado con narcoparamilitares. Y para ser más específicos: cuando ofició como jefe del Gaula en Medellín (1996-2001) se le vincula con "La Oficina", estructura criminal de la que entonces era capo Diego Fernando Murillo, alias "don Berna".

    Santoyo al parecer fue pieza clave en la campaña de alias "don Berna" y "La Oficina" contra la disidente banda La Terraza, aniquilada y sometida tras una guerra que dejó decenas de muertos en las calles de Medellín, entre 1999 y 2001.

    El último de los "rebeldes" de La Terraza murió en el puente de la avenida San Juan, al frente de la Plaza de Toros La Macarena, en una persecución de película, en 2001. Era alias "Carlitos". Se había salvado y fugado de la matanza de la Finca Perra Perdida, en Valencia, Córdoba, donde Carlos Castaño y "don Berna", después de haberle llevado papayera, hembras y whisky, le ajustaron cuentas a la cúpula de La Terraza.

    Tratando de reconstruir esa "purga interna" entre los sicarios más letales de la ciudad, en esa época aproveché una entrevista con Carlos Mauricio García Fernández, alias "Doblecero", creador de las Autodefensas de Córdoba y Urabá, a quien le consulté sobre la muerte de "los dos últimos mohicanos" de La Terraza, alias "Carlitos" y "Ronald" (muerto el 16 de mayo de 2001), el asesino más temido y despiadado que haya conocido la historia de Medellín.

    Había un hilo común en esas muertes: a ambos sicarios "La Oficina" los ubicó mediante pacientes labores de inteligencia e interceptación telefónica, apoyadas por supuestos policías corruptos.

    "A ‘Carlitos’ lo mataron unos agentes de la cuerda de Santoyo y ‘La Oficina’. Un comando. ‘La Oficina’ trajo un equipo muy sofisticado de interceptación y lo usaron con los policías de la ‘nómina’ para exterminar lo que quedaba de La Terraza". "Doblecero", que a su vez estaba en guerra con "don Berna", resaltó lo complejo del tema.

    Ahora al general Santoyo se le acusa en Colombia de 1.808 interceptaciones telefónicas ilegales y de desaparecer a dos activistas de una ONG de derechos humanos (Asfaddes).

    Escuché la sindicación de "Doblecero" con la reserva de rigor. Solo ahora la divulgo porque parece encajar con el delito y la condena benévola que aceptó Santoyo "con satisfacción", según dijo su abogado en E.U..

     
     
     
  • A PROPOSITO DE LOS "CAINES"

    N. del editor: Reproducimos una de las primeras páginas de este blog, que sin ánimo de hacer apología del pensamiento de seres humanos que equivocaron el camino en la busqueda desesperada de una paz que a los colombianos nos ha sido esquiva, solo quiere dar otro elemento que sirva para poner en un contexto más proximo a lo que fué la realidad, del doloroso conflicto Colombiano,  antes que quede, como unico registro documental de la verdad, una serie de televisión manipulante y que comenza ya a mostrar los intereses que la motivaron.

    DESPUES DEL ASESINATO DE CARLOS CASTAÑO, Y POCOS DIAS ANTES DE SER VICTIMA DE LOS SICARIOS DE DON BERNA, MACACO, CAREPOLLO,  CUCO Y OTROS NARCOPARAMILITARES, CARLOS MAURICIO GARCIA FERNANDEZ,  "RODRIGO DOBLECERO"    ESCRIBIÓ ESTA NOTA EN LA PAGINA WEB DEL BLOQUE METRO.

    ¿DONDE ESTAN LOS AMIGOS DE CARLOS CASTAÑO?

                        POR: CARLOS MAURICIO GARCÍA FERNÁNDEZ


    La gratitud es uno de tantos valores morales que el fenómeno del narcotráfico ha transformado en nuestra sociedad.

    Es un hecho que Carlos Castaño en su idealismo por liberar al pueblo Colombiano del yugo opresor y del acoso al que se veía sometido por parte de las guerrillas terroristas, cometió a lo largo de su vida algunos errores, (pero en contraposición a ellos decimos que fueron mucho más valiosas las acciones positivas que él desarrolló en defensa de nuestra sociedad) uno de éstos fue el de permitir la narcotización del Movimiento de Autodefensas y así se lo expresó el Bloque Metro en su debido momento, antes de que esto se hiciera efectivo y luego le reclamaríamos por no habernos escuchado.

    Su otro gran error producto de su nobleza y el cual solo pudo apreciar cuando ya era demasiado tarde, fue el creer en la supuesta amistad de personas que estaban al servicio del narcotráfico.

    Fueron aquellos recogidos por Carlos (a los cuales les tendió su mano solidaria, estando todos ellos en precarias condiciones, los que se sentaron en su mesa, comieron de su plato y bebieron de su vino), los mismos que luego se confabularon para asesinarlo y que se niegan ahora a reconocer su muerte, despojándolo del derecho que tiene todo guerrero(que muere en defensa de sus ideales) a recibir los honores que se ganó en medio de su lucha, los agradecimientos de todas las personas por las cuales luchó y se sacrificó, y la última despedida de sus tropas, (las cuales siempre lo verán como su único y legítimo líder).

    Son muchas las personas que estimamos a Carlos y por esta razón, siempre tuvimos el valor y la franqueza de decirle en vida lo que pensábamos de sus aciertos y desaciertos, pues verdadero amigo es aquel que dice lo que piensa y siente así no sea lo que la otra persona quiere oír.

    Ni una sola palabra en su memoria, ni de reconocimiento a su labor, ni a sus logros, ha salido de parte de las AUC, organización por la que dio su vida y la cual sin él nunca hubiera llegado siquiera a existir, tampoco hemos visto (ni al parecer veremos) el agradecimiento de las personas que pasaron de ser lo que eran a ser reconocidos hoy en día; ¿o acaso no fue por él que Don Berna pudo pasar de ser el jefe de una banda de sicarios en Medellín a ser hoy el inspector general de las AUC?¿ y también fue el único en Córdoba que le tendió una mano solidaria a Mancuso cuando fracasó como empresario agrícola?¿ y el que recogió a Iván Roberto Duque cuando salió de prisión y lo sentó a su lado en la dirección política de las AUC? ¿Fue gracias a él que se recibió en el seno del Estado Mayor de las AUC a personas como Macaco y Cuco para que así pasaran de ser simples narcos a ser respetados señores de la guerra regionales?

    ¿No se dieron cuenta señores que acabaron con la vida de la única persona que quedaba con valores morales en el seno del Estado Mayor de las AUC y la esencia de autodefensas que aún tenían?, ahora están relegados a lo que realmente son, un cartel armado al servicio del narcotráfico, que trata de consolidar su poder económico, corrompiendo a las instituciones democráticas de la Republica queriendo cambiar un poder militar (que compraron, con dólares chorreantes de miseria, dolor y muerte) por inmunidad jurídica para ellos y su capitales .

    El país y la sociedad reclaman y merecen saber la verdad por bochornosa que esta sea, es la única forma de regresarle a Carlos (lo único que las NARCO - AUC nunca han tenido y que a él si le sobraba) “el honor”.

    Este crimen pasará a la historia como el error más absurdo que pudieron haber cometido todos aquellos a los cuales nuestro comandante algún día consideró sus amigos, grave error que finalmente lo llevo a la tumba.
  • EL "DOCTOR MENGELE" DE LA PAZ

    05 febrero 2013

    ‘Paras’ se van lanza en ristre contra Restrepo

     

     

     

    NACIÓN  Pesos pesados del paramilitarismo hacen graves acusaciones contra el excomisionado de Paz.


    Exclusivo de Semana.com (tomado de la pagina web de esa publicación electrónica)

     

    Según los paras, Restrepo aprovechó el proceso de desmovilización para entre otras cosas consentir ‘eliminar’ a jefes ‘guerrilleros.

    Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’; Javier Zuluaga Lindo, alias ‘Gordo Lindo’, y Diego Fernando Murillo, alias ‘Don Berna’, tres de los más importantes exjefes paramilitares recluidos en el Federal Detention Center de Miami, hicieron, por medio de una carta conocida por Semana.com, graves señalamientos contra el exalto Comisionado para la Paz Luis Carlos Retrepo. En la misiva lo vinculan con una serie de hechos, presuntamente irregulares, durante el proceso de desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

     

     

    Aun cuando otros paramilitares se han referido a Restrepo marginalmente, es la primera vez que estos grandes jefes de esta organización desmovilizada –algunos considerados por las autoridades barones del narcotráfico- cuentan detalles desconocidos y escandalosos de la manera como, según ellos, Restrepo aprovechó el proceso de desmovilización para, entre otras cosas, consentir ‘eliminar’ a jefes guerrilleros y ‘neutralizar’ a los ‘paras’ que estaban en desacuerdo con el proceso, así como esconder a los menores que estuvieran en las filas de las AUC.

     

    Es importante recordar que Restrepo fue el comisionado de Paz durante la administración de Álvaro Uribe Vélez, gobierno que desmovilizó las más visibles y sanguinarias estructuras armadas de estas bandas y que no vaciló ni un segundo en extraditarlos a Estados Unidos cuando comprobó que seguían delinquiendo.

     

    En la carta, escrita como respuesta a las descalificaciones que Restrepo hizo de los jefes de las AUC hace más de un año, los firmantes aseguran que Restrepo le solicitó a la comandancia de las AUC “postular a todos los desmovilizados al mismo tiempo con el objetivo de colapsar la Fiscalía y el Ministerio del Interior. De esta manera se dilataban las versiones y se obstaculizaba el derecho a las víctimas de acceder a verdad, justicia y reparación”.

     

    En otro punto de la carta los jefes paramilitares advierten que, en medio de las negociaciones, Restrepo les solicitó que si las AUC tenían menores de edad en las filas, fueran licenciados y enviados para sus casas en el “más absoluto secreto”. Según ellos, no se les dio oportunidad a los menores combatientes de hacer parte de un programa de rehabilitación y quedaron expuestos a ser reclutados por otros actores del conflicto”.

     

    Murillo, Zuluaga y Jiménez aseguran, además, que el entonces comisionado “nos informó que el máximo comandante del ELN, Antonio García, se encontraba refugiado en Venezuela, que tenía datos exactos de su domicilio, los vehículos en que se movilizaban, su esquema de seguridad para que le diéramos de baja, ya que era él quien se oponía a cualquier proceso de paz con el gobierno del presidente Uribe”.

     

    En otro aparte aseguran que “durante el conflicto con el bloque Metro al mando del comandante Doble Cero, que no se quiso sumar al proceso de paz, (Restrepo) nos pidió a todos los miembros de las AUC que lo atacáramos ya que el Gobierno no quería ningún acuerdo con él y lo consideraba un peligro por la valiosa información que poseía acerca de la connivencia con políticos, miembros de las Fuerzas Armadas y líderes”.

     

    En la misiva, firmada de su puño y letra, recuerdan que en medio del proceso de negociación entre AUC y el Gobierno, el comandante Vicente Castaño envió una carta a los medios denunciando los incumplimientos por parte del Gobierno a los acuerdos del proceso de paz con las AUC. Y dicen “el doctor Luis Carlos Restrepo nos solicitó a la comandancia refutar y desautorizar dicho comunicado. Además, pidió neutralizar a Vicente como fuera”. Y añaden que fue el mismo Restrepo quien intervino para que el jefe paramilitar Daniel Mejía, alias 'Danielito', recuperara su libertad “con el compromiso de dar de baja a Vicente Castaño.

     

    En otro aparte, los jefes paramilitares aseguran que Restrepo les informó que de la continuación y el cumplimiento de los acuerdos de paz con las AUC dependía la reelección del presidente Uribe, “Por lo tanto, nos conminó que le ayudáramos a este propósito con todos los recursos que estuvieran a nuestro alcance, como se hizo en la primera elección”.

     

    Concluyen con una diatriba contra Restrepo donde aseguran que los integrantes de las AUC sí se presentaron ante la justicia cuando fueron requeridos, contrario a lo que él hizo cuando huyó después de que la justicia lo vinculó a un proceso judicial.

     

    Se refieren al proceso contra el excomisionado por los delitos de concierto para delinquir, falsedad en documento privado, fraude procesal, prevaricato por acción y peculado por la falsa desmovilización del bloque Cacique La Gaitana de las FARC, hechos que él ha negado sistemáticamente.

     

    El tema es de por sí delicado si se tiene en cuenta que se trata de la versión de tres jefes paramilitares de gran peso dentro de las AUC que se atreven a  involucrar al excomisionado con hechos delictivos. Por ahora no se sabe si Murillo, Jiménez y Zuluaga estén dispuestos a contarle esto de manera formal a la justicia colombiana y, lo que es más importante, probar cada una de sus sindicaciones.

     

    Restrepo, sin embargo, no podrá por ahora refutarlos públicamente. Como se sabe, se encuentra fuera del país desde hace cerca de un año, cuando se vio enredado en el proceso de la falsa desmovilización. La revista SEMANA, en su edición impresa, reveló hace pocas semanas que se encuentra en el área de Washington, en Estados Unidos, protegido quizá después de haber solicitado asilo en ese país.