web
analytics

Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

DECLARACION

  • La guerra en el Oriente Antioqueño entre dos proyectos de desarrollo Rubén Darío Zapata

     

    La guerra en el Oriente Antioqueño entre dos proyectos de desarrollo

    Rubén Darío Zapata

     

    Leer más ...

  • LAS VERDADES INCONCLUSAS DE H. H.

    Verdad Abierta,  portal Colombiano, hace un recuento de los crímenes de H. H. y quienes fueron sus cómplices, así como también las razones por las cuales fue extraditado a pesar de que La corter Suprema de Justicia condicionò su extradiciòn para que pudiera contar su verdad en Colombia.   A pesar de ello, en medio de sus declaraciones fuè extraditado  apresuradamente por orden del presidente Alvaro Uribe Vélez.

    Leer más ...

  • ¿SANTOYO ESTABA EN LA "NÓMINA"? tomado de "elcolombiano.com"

    ¿SANTOYO ESTABA EN LA “NÓMINA”?

     
    Por CARLOS ALBERTO GIRALDO | Publicado el 6 de octubre de 2013
     
     
     

    El general Mauricio Santoyo recibió "con satisfacción" la condena a 13 años que le impuso un juez de Virginia, en Estados Unidos, en diciembre pasado. Si se porta bien y colabora, saldría entre 2019 y 2021; es decir, en unos siete a nueve años.

    Es benigno para el exjefe de seguridad de la Presidencia, que aceptó su apoyo material a grupos terroristas (las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC). Para ser más directos: reconoció que estuvo involucrado con narcoparamilitares. Y para ser más específicos: cuando ofició como jefe del Gaula en Medellín (1996-2001) se le vincula con "La Oficina", estructura criminal de la que entonces era capo Diego Fernando Murillo, alias "don Berna".

    Santoyo al parecer fue pieza clave en la campaña de alias "don Berna" y "La Oficina" contra la disidente banda La Terraza, aniquilada y sometida tras una guerra que dejó decenas de muertos en las calles de Medellín, entre 1999 y 2001.

    El último de los "rebeldes" de La Terraza murió en el puente de la avenida San Juan, al frente de la Plaza de Toros La Macarena, en una persecución de película, en 2001. Era alias "Carlitos". Se había salvado y fugado de la matanza de la Finca Perra Perdida, en Valencia, Córdoba, donde Carlos Castaño y "don Berna", después de haberle llevado papayera, hembras y whisky, le ajustaron cuentas a la cúpula de La Terraza.

    Tratando de reconstruir esa "purga interna" entre los sicarios más letales de la ciudad, en esa época aproveché una entrevista con Carlos Mauricio García Fernández, alias "Doblecero", creador de las Autodefensas de Córdoba y Urabá, a quien le consulté sobre la muerte de "los dos últimos mohicanos" de La Terraza, alias "Carlitos" y "Ronald" (muerto el 16 de mayo de 2001), el asesino más temido y despiadado que haya conocido la historia de Medellín.

    Había un hilo común en esas muertes: a ambos sicarios "La Oficina" los ubicó mediante pacientes labores de inteligencia e interceptación telefónica, apoyadas por supuestos policías corruptos.

    "A ‘Carlitos’ lo mataron unos agentes de la cuerda de Santoyo y ‘La Oficina’. Un comando. ‘La Oficina’ trajo un equipo muy sofisticado de interceptación y lo usaron con los policías de la ‘nómina’ para exterminar lo que quedaba de La Terraza". "Doblecero", que a su vez estaba en guerra con "don Berna", resaltó lo complejo del tema.

    Ahora al general Santoyo se le acusa en Colombia de 1.808 interceptaciones telefónicas ilegales y de desaparecer a dos activistas de una ONG de derechos humanos (Asfaddes).

    Escuché la sindicación de "Doblecero" con la reserva de rigor. Solo ahora la divulgo porque parece encajar con el delito y la condena benévola que aceptó Santoyo "con satisfacción", según dijo su abogado en E.U..

     
     
     
  • EL "DOCTOR MENGELE" DE LA PAZ

    05 febrero 2013

    ‘Paras’ se van lanza en ristre contra Restrepo

     

     

     

    NACIÓN  Pesos pesados del paramilitarismo hacen graves acusaciones contra el excomisionado de Paz.


    Exclusivo de Semana.com (tomado de la pagina web de esa publicación electrónica)

     

    Según los paras, Restrepo aprovechó el proceso de desmovilización para entre otras cosas consentir ‘eliminar’ a jefes ‘guerrilleros.

    Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’; Javier Zuluaga Lindo, alias ‘Gordo Lindo’, y Diego Fernando Murillo, alias ‘Don Berna’, tres de los más importantes exjefes paramilitares recluidos en el Federal Detention Center de Miami, hicieron, por medio de una carta conocida por Semana.com, graves señalamientos contra el exalto Comisionado para la Paz Luis Carlos Retrepo. En la misiva lo vinculan con una serie de hechos, presuntamente irregulares, durante el proceso de desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

     

     

    Aun cuando otros paramilitares se han referido a Restrepo marginalmente, es la primera vez que estos grandes jefes de esta organización desmovilizada –algunos considerados por las autoridades barones del narcotráfico- cuentan detalles desconocidos y escandalosos de la manera como, según ellos, Restrepo aprovechó el proceso de desmovilización para, entre otras cosas, consentir ‘eliminar’ a jefes guerrilleros y ‘neutralizar’ a los ‘paras’ que estaban en desacuerdo con el proceso, así como esconder a los menores que estuvieran en las filas de las AUC.

     

    Es importante recordar que Restrepo fue el comisionado de Paz durante la administración de Álvaro Uribe Vélez, gobierno que desmovilizó las más visibles y sanguinarias estructuras armadas de estas bandas y que no vaciló ni un segundo en extraditarlos a Estados Unidos cuando comprobó que seguían delinquiendo.

     

    En la carta, escrita como respuesta a las descalificaciones que Restrepo hizo de los jefes de las AUC hace más de un año, los firmantes aseguran que Restrepo le solicitó a la comandancia de las AUC “postular a todos los desmovilizados al mismo tiempo con el objetivo de colapsar la Fiscalía y el Ministerio del Interior. De esta manera se dilataban las versiones y se obstaculizaba el derecho a las víctimas de acceder a verdad, justicia y reparación”.

     

    En otro punto de la carta los jefes paramilitares advierten que, en medio de las negociaciones, Restrepo les solicitó que si las AUC tenían menores de edad en las filas, fueran licenciados y enviados para sus casas en el “más absoluto secreto”. Según ellos, no se les dio oportunidad a los menores combatientes de hacer parte de un programa de rehabilitación y quedaron expuestos a ser reclutados por otros actores del conflicto”.

     

    Murillo, Zuluaga y Jiménez aseguran, además, que el entonces comisionado “nos informó que el máximo comandante del ELN, Antonio García, se encontraba refugiado en Venezuela, que tenía datos exactos de su domicilio, los vehículos en que se movilizaban, su esquema de seguridad para que le diéramos de baja, ya que era él quien se oponía a cualquier proceso de paz con el gobierno del presidente Uribe”.

     

    En otro aparte aseguran que “durante el conflicto con el bloque Metro al mando del comandante Doble Cero, que no se quiso sumar al proceso de paz, (Restrepo) nos pidió a todos los miembros de las AUC que lo atacáramos ya que el Gobierno no quería ningún acuerdo con él y lo consideraba un peligro por la valiosa información que poseía acerca de la connivencia con políticos, miembros de las Fuerzas Armadas y líderes”.

     

    En la misiva, firmada de su puño y letra, recuerdan que en medio del proceso de negociación entre AUC y el Gobierno, el comandante Vicente Castaño envió una carta a los medios denunciando los incumplimientos por parte del Gobierno a los acuerdos del proceso de paz con las AUC. Y dicen “el doctor Luis Carlos Restrepo nos solicitó a la comandancia refutar y desautorizar dicho comunicado. Además, pidió neutralizar a Vicente como fuera”. Y añaden que fue el mismo Restrepo quien intervino para que el jefe paramilitar Daniel Mejía, alias 'Danielito', recuperara su libertad “con el compromiso de dar de baja a Vicente Castaño.

     

    En otro aparte, los jefes paramilitares aseguran que Restrepo les informó que de la continuación y el cumplimiento de los acuerdos de paz con las AUC dependía la reelección del presidente Uribe, “Por lo tanto, nos conminó que le ayudáramos a este propósito con todos los recursos que estuvieran a nuestro alcance, como se hizo en la primera elección”.

     

    Concluyen con una diatriba contra Restrepo donde aseguran que los integrantes de las AUC sí se presentaron ante la justicia cuando fueron requeridos, contrario a lo que él hizo cuando huyó después de que la justicia lo vinculó a un proceso judicial.

     

    Se refieren al proceso contra el excomisionado por los delitos de concierto para delinquir, falsedad en documento privado, fraude procesal, prevaricato por acción y peculado por la falsa desmovilización del bloque Cacique La Gaitana de las FARC, hechos que él ha negado sistemáticamente.

     

    El tema es de por sí delicado si se tiene en cuenta que se trata de la versión de tres jefes paramilitares de gran peso dentro de las AUC que se atreven a  involucrar al excomisionado con hechos delictivos. Por ahora no se sabe si Murillo, Jiménez y Zuluaga estén dispuestos a contarle esto de manera formal a la justicia colombiana y, lo que es más importante, probar cada una de sus sindicaciones.

     

    Restrepo, sin embargo, no podrá por ahora refutarlos públicamente. Como se sabe, se encuentra fuera del país desde hace cerca de un año, cuando se vio enredado en el proceso de la falsa desmovilización. La revista SEMANA, en su edición impresa, reveló hace pocas semanas que se encuentra en el área de Washington, en Estados Unidos, protegido quizá después de haber solicitado asilo en ese país.

  • COMO SE EFECTUO EL GENOCIDIO DE LOS COMBATIENTES DEL BLOQUE METRO

    Nota del Editor: Que vergüenza que todo esto hubiera ocurrido a escasos kilometros de Medellín, y con la evidente complicidad  de sectores corruptos de el ejercito y la policia,  en ese momento bajo el mando  de los generales Montoya y Gallego en esa región y que hubiera ocurrido el deplazamiento forzado de cientos de campesinos y la muerte en combate y el asesinato fuera de combate de cientos de campesinos colombianos.

     

    Sigue sin aclararse cual fue el verdadero  y decisivo alcance de la participación de la fuerza publica en este genocidio; tampoco se ha aclarado si la orden de acabar el Bloque Metro provino de instancias superiores del poder en Colombia y si así ocurrió......¿por que tanto interés en este exterminio? Una pregunta que quizás nunca tenga respuesta.

    ¿por que el interés de sacar a los miembros  desmovilizados del BM del proceso de Justicia y Paz?  

    ¿por que siguen muriendo  asesinadas por sicarios o en "combates" con la fuerza publica, las personas que conocian los origenes del Bloque Metro, como "doblecero", "pana", "jota", "eliecer", "freddy" y ultimamente "arboleda"?

     

     

    tomado de "verdad abierta"

     

    La cuota de 'HH' en el exterminio del Bloque Metro

    El grupo que comandó 'HH' fue vital en la guerra que las Auc le declararon a 'Doble Cero'. Su bloque aportó armas, combatientes y al hombre encargado de liderar la cacería.

     

    Cuando en el país se empezó a escuchar sobre una posible negociación simultánea con los grupos paramilitares para que dejaran las armas, Carlos Mauricio García, alias 'Doble Cero', se declaró en rebeldía por la entrada de narcotraficantes camuflados como autodefensas en la mesa de diálogos con el Gobierno Uribe y sus ex compañeros no dudaron en sacarlo del camino.

     

    'Doble Cero' se ganó la enemistad de varios jefes de las Auc, especialmente la de Diego Fernando Murillo Bejarano, alias 'Don Berna', a raíz de sus denuncias sobre la “narcotización” de las autodefensas y de sus intensiones de entablar en solitario diálogos de paz con el Gobierno Nacional.

     

    La respuesta de sus ex compañeros de lucha no se hizo esperar y fue así como una coalición de varios grupos paramilitares le declararon la guerra a él y a su Bloque Metro, que delinquieron en el nororiente de Antioquia y las comunas marginales de Medellín.

     

    Durante la contextualización del Bloque Calima, en una audiencia de imputación de cargos a 90 desmovilizados en Bogotá, la Fiscalía de Justicia y Paz de Cali narró cómo fue esa confrontación fratricida en la que participaron los hombres de Éver Veloza, alias 'HH'.

     

    En versión libre ante la Fiscalía 17 de Justicia y Paz, Elkin Casarrubia Posada, alias 'El Cura', quien desde finales de 2000 fue jefe militar y segundo al mando del Bloque Calima, confesó que luego de una reunión de varios jefes de las Auc en Córdoba, le dieron la misión de comandar los operativos contra 'Doble Cero'.

     

    En esa reunión, según contó la Fiscalía, se gestó la orden de asesinar a 'Doble Cero' y a sus hombres, “porque estaba dando información de gente que trabajaba con el narcotráfico, como 'Don Berna' y 'Macaco'”.

     

    'El Cura' dijo que a mediados de 2003, alias 'HH' le ordenó trasladar a 50 de sus hombres del sur del país al municipio antioqueño de Santo Domingo. Además, le fijaron el mes de diciembre de ese año, como la fecha límite para exterminar a 'Doble Cero'.

     

    La persona encargada de conseguirle a 'El Cura' “lo que fuera” y ser su segundo al mando, fue alias 'El Negro Elkin', un hombre cercano a 'Don Berna'. El punto de concentración de las tropas fusionadas de paramilitares fue una finca en la zona rural de Guinea, en el municipio de Guarne, Antioquia.

     

    Bajo el mando de 'El Cura' y 'El Negro Elkin' estuvieron 30 hombres de 'Memín', ex jefe de Bloque Noroeste de Antioquia; alrededor de 20 hombres de 'El Gato', amigo de Rodrigo Zapata; 60 hombres de alias 'René', ex jefe del Bloque Suroeste de Antioquia; 30 hombres de alias 'Kenny', del Bloque Pacífico Héroes de Chocó; varios hombres del Bloque Minero de 'Cuco' Vanoy, y los 50 que aportó 'HH'.

     

    Con una tropa de alrededor 350 paramilitares, 'El Cura' los dividió por grupos y los dejó al mando de alias 'Federico', alias 'Nechí', alias 'King Kong', alias 'El Gato', alias 'Cobra', alias '90' y alias '25'. Esos paramilitares fueron dotados con armamento que el Bloque Calima envió desde el municipio de Cartago, ubicado en el norte de Valle del Cauca.

     

    En julio, un mes después de iniciar todos los preparativos, la coalición de las Auc incursionó en Santo Domingo, sitio de alta injerencia del Bloque Metro e iniciaron los primeros enfrentamientos.

     

    De acuerdo con el relato de la Fiscalía, los hombres de 'El Cura' tuvieron que regresar a Guarne, porque que helicópteros de la Fuerza Pública ametrallaron la zona montañosa donde se refugiaban. Salieron de Santo Domingo para atender a los heridos y reorganizarse.

     

    Alias 'René' se retiró a los pocos días de iniciar la guerra porque perdió a varios de sus hombres durante los combates. Según información de la Fiscalía, la resistencia de los hombres de 'Doble Cero' fue tan grande, que 'HH' le ordenó a 'El Cura' que llevara 100 fusiles más del Bloque Calima, los cuales fueron transportados en una camioneta por alias 'La Marrana' y un mayor del Batallón Pichincha de Cali conocido con el apellido de Figueroa.

     

    Además de los fusiles, 'El Cura' recibió más tropa procedente de Urabá y del Calima. Con los refuerzos de las Auc en Antioquia, los combates se recrudecieron en Santo Domingo, Amalfi, San Roque y lugares aledaños, en donde la población civil se desplazó despavorida por el fuego cruzado entre los paramilitares.

     

    Durante esos días, 'Doble Cero' se contactó por teléfono con 'El Cura', y le recriminó que lo estuvieran atacando por su negativa de aceptar la presencia de narcotraficantes dentro de las autodefensas.

     

    Sin embargo, su llamada no tuvo efecto y siguieron los enfrentamientos. Entre los nuevos hombres de 'HH' que llegaron para reforzar a la coalición de las Auc, estaba alias 'Sancocho', quien tuvo la misión de instalar y manejar los grupos de urbanos en Guarne, San Vicente y Barbosa, de donde fue expulsado el Bloque Metro.

     

    Pasaron tres meses para que 'Doble Cero' perdiera sus territorios históricos y saliera de la zona de los combates. Al parecer, en septiembre de 2003, el jefe del Bloque Metro abandonó la región en un helicóptero particular y varios de sus hombres se entregaron con el armamento a sus ex compañeros paramilitares.

     

    Entre el personal que se entregó estaban doce escoltas directos y de confianza de 'Doble Cero', entre ellos alias 'El Panadero', alias 'Daniel', Jaime Barrera, alias 'El Cholo' y alias 'Mosquito'. Inicialmente fueron asignados a 'El Cura' para que los ingresara al Bloque Calima, pero días después 'HH', 'Don Berna' y Vicente Castaño, ordenaron que fueran asesinados.

     

    Acatando esa orden, los 'paras' asesinaron a diez de los hombres de confianza de 'Doble Cero' y a cuatro más que ya habían cambiado de bando. La razón de asesinarlos fue que, supuestamente, éstos se negaron a dar información sobre el paradero de su jefe.

     

    'El Panadero', reconocido en la región por estar al frente del robo de gasolina, fue uno de los asesinados por desconfianza, pero su historia no terminó con las heridas de las Auc que causaron su muerte.

     

    Según contó la Fiscalía ante el magistrado de control de garantías, el cadáver de este ex paramilitar fue dejado entre San José de Nus y Cisneros, para que integrantes del Ejército de Puerto Berrío lo presentaran como positivo muerto en combate. Sobre los presuntos responsables, la Fiscalía indicó que “ese arreglo (lo) hicieron 'JJ' y 'El Negro Elkin' con los militares”.

     

    Aunque las Auc no pudieron obtener la cabeza de 'Doble Cero' en 2003, éste perdió la guerra contra sus 'hermanos' en octubre de ese año. Luego de su victoria, la coalición de las Auc se repartió el territorio que ocupó el Bloque Metro.

     

    Los municipios de San Carlos, El Jordán, Marinilla, Guarne y La Ceja, fueron dejados a cargo del Bloque Héroes de Granada. Al Bloque Central Bolívar le correspondieron los municipios de Cristales, San José de Nus, Yolombó y Puerto Berrío. El Bloque Calima se quedó con los territorios de Santo Domingo, Alejandría, Concepción, El Rayo, Termales, Cisneros, Pescadito, La Floresta, La Quiebra y Amalfi.

     

    Entre marzo y mayo de 2004, el Bloque Calima le entregó Concepción y Alejandría al Bloque Héroes de Granda. No obstante, continuó controlando el de resto de zonas hasta la desmovilización, ocurrida el 18 de diciembre de 2004.

     

    En Antioquia, a cientos de kilómetros de su epicentro, el Bloque Calima estuvo encabezado por 'HH', el encargado militar fue 'El Cura' -hasta su captura en agosto de 2004-, el jefe de urbanos fue alias 'Sancocho', y alias 'Nechí' fue el encargado de la zona rural, que tuvo como base al municipio de Santo Domingo.

     

    El control del municipio de Amalfi fue encargado especialmente a 'El Cura' por orden de Vicente Castaño, puesto que allí vivían algunos de sus familiares. Para protegerlos, montaron un grupo compuesto por alrededor de 60 hombres, entre rurales y urbanos.

     

    La Fiscalía concluyó la reconstrucción de este capítulo del Bloque Calima con la documentación de la financiación de estos paramilitares en Antioquia. El grupo de Amalfi se financió por medio de cobros a los mineros, los hombres de 'Sancocho' se abastecieron con el cobro de impuestos a los ladrones del poliducto de Ecopetrol y el resto de la nómina fue cancelada con los dineros que el grupo de 'HH' produjo en el sur del país.

     

    Cuando terminó la guerra varios hombres del Bloque Metro pasaron a otros bloques paramilitares y sus vidas les fueron respetadas. Algunos de ellos entraron Bloque Calima y fueron enviados a Valle de Cauca, como Juvenal Álvarez Yépez, alias 'Cocacolo', quien ya ha sido procesado en Justicia y Paz.

     

    Finalmente, Carlos Mauricio García, alias 'Doble Cero', fue asesinado en mayo de 2004 en Santa Marta, cuando hombres armados le dieron cinco disparos en la cabeza. Curiosamente, tras su muerte, se colaron al proceso de Justicia y Paz varios personajes vinculados históricamente con el narcotráfico como 'Don Berna', 'El Tuso' Sierra, Miguel Arroyave, 'Los Mellizos' Mejía, 'Gordolindo', entre otros.

     

    Actualmente, la desesperada guerra con la que las Auc acabaron al Bloque Metro, sigue causando estragos y angustias. Como los paramilitares de ese grupo no se pudieron desmovilizar -puesto que el grupo dejó de existir-, la magistratura de Justicia y Paz dice que no los puede procesar, con lo que sus víctimas se encuentran en el limbo jurídico y continúan a la espera de las tan ansiadas verdad, justicia y reparación.