Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

  • ¿SANTOYO ESTABA EN LA "NÓMINA"? tomado de "elcolombiano.com"

    ¿SANTOYO ESTABA EN LA “NÓMINA”?

     
    Por CARLOS ALBERTO GIRALDO | Publicado el 6 de octubre de 2013
     
     
     

    El general Mauricio Santoyo recibió "con satisfacción" la condena a 13 años que le impuso un juez de Virginia, en Estados Unidos, en diciembre pasado. Si se porta bien y colabora, saldría entre 2019 y 2021; es decir, en unos siete a nueve años.

    Es benigno para el exjefe de seguridad de la Presidencia, que aceptó su apoyo material a grupos terroristas (las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC). Para ser más directos: reconoció que estuvo involucrado con narcoparamilitares. Y para ser más específicos: cuando ofició como jefe del Gaula en Medellín (1996-2001) se le vincula con "La Oficina", estructura criminal de la que entonces era capo Diego Fernando Murillo, alias "don Berna".

    Santoyo al parecer fue pieza clave en la campaña de alias "don Berna" y "La Oficina" contra la disidente banda La Terraza, aniquilada y sometida tras una guerra que dejó decenas de muertos en las calles de Medellín, entre 1999 y 2001.

    El último de los "rebeldes" de La Terraza murió en el puente de la avenida San Juan, al frente de la Plaza de Toros La Macarena, en una persecución de película, en 2001. Era alias "Carlitos". Se había salvado y fugado de la matanza de la Finca Perra Perdida, en Valencia, Córdoba, donde Carlos Castaño y "don Berna", después de haberle llevado papayera, hembras y whisky, le ajustaron cuentas a la cúpula de La Terraza.

    Tratando de reconstruir esa "purga interna" entre los sicarios más letales de la ciudad, en esa época aproveché una entrevista con Carlos Mauricio García Fernández, alias "Doblecero", creador de las Autodefensas de Córdoba y Urabá, a quien le consulté sobre la muerte de "los dos últimos mohicanos" de La Terraza, alias "Carlitos" y "Ronald" (muerto el 16 de mayo de 2001), el asesino más temido y despiadado que haya conocido la historia de Medellín.

    Había un hilo común en esas muertes: a ambos sicarios "La Oficina" los ubicó mediante pacientes labores de inteligencia e interceptación telefónica, apoyadas por supuestos policías corruptos.

    "A ‘Carlitos’ lo mataron unos agentes de la cuerda de Santoyo y ‘La Oficina’. Un comando. ‘La Oficina’ trajo un equipo muy sofisticado de interceptación y lo usaron con los policías de la ‘nómina’ para exterminar lo que quedaba de La Terraza". "Doblecero", que a su vez estaba en guerra con "don Berna", resaltó lo complejo del tema.

    Ahora al general Santoyo se le acusa en Colombia de 1.808 interceptaciones telefónicas ilegales y de desaparecer a dos activistas de una ONG de derechos humanos (Asfaddes).

    Escuché la sindicación de "Doblecero" con la reserva de rigor. Solo ahora la divulgo porque parece encajar con el delito y la condena benévola que aceptó Santoyo "con satisfacción", según dijo su abogado en E.U..