web
analytics

Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

  • EL PARECIDO CON URIBE ES PURA COINCIDENCIA

    15 de abril de 2002

    "Parecido con Uribe es pura coincidencia": Bloque Metro
    El Colombiano, de Medellín

    Por Carlos Alberto Giraldo M.
    Nordeste de Antioquia

    A la una de la tarde comienza la charla, bajo un pedazo de bosque del nordeste de Antioquia: la intención es hablar de asuntos políticos con un grupo al que reputados organismos de derechos humanos, y Naciones Unidas, consideran una amenaza para la libertad de expresión y la institucionalidad colombiana.

    Dos comandantes del Bloque Metro de las Autodefensas de Córdoba y Urabá, Acu, están del otro lado de la mesa. Rodrigo, o "Doblecero", como se conoce al jefe máximo de esta organización, tiene el atributo paisa de la cordialidad, pero también la malicia de un arriero que conoce su terreno: la guerra. Es ex militar y socio incondicional de Carlos Castaño.

    Lo de "Doblecero" le viene del inicio de las Acu: un código con el cual, en orden numérico y de importancia, se identificaban al comienzo los jefes de esa organización que hoy, diez años después de nacer, incluye a unos cuatro mil hombres y a otros seis mil más de facciones regionales del país (los Llanos, el Valle, Santander, Magdalena Medio y Puerto Boyacá, entre otras).

    A Rodrigo lo acompaña su segundo, un hombre menudo, liviano, de bigote casi adolescente.

    Hablar del proceso político del país, con un grupo al que los cables de las agencias internacionales de noticias califican de "ultraderecha" y "enemigo a muerte de la guerrilla", implica abrir la baraja de preguntas sobre los candidatos presidenciales por uno en especial: Álvaro Uribe Vélez.

    El columnista Armando Benedetti Jimeno, en un artículo reciente, decía que no cree que Uribe sea paramilitar. Y así también lo impone el Estado de Derecho: a Uribe se le deben garantizar la presunción de inocencia y su buen nombre. Él mismo, incluso, en respuesta a su polémica sobre el tema con el candidato Horacio Serpa, enfatiza en que ni hoy ni nunca ha tenido vínculos con grupos al margen de la ley.

    La pregunta, entonces, frente a la propuesta de autoridad y mano firme de Uribe contra la subversión y los demás grupos al margen de la ley, es si el candidato es el preferido de las autodefensas. De eso hablamos con "Doblecero" y su segundo al mando del Bloque Metro.

    Aunque los jefes de esta organización, que tiene influencia en el Nordeste y Oriente antioqueños, y en el Valle del Aburrá, niegan presionar futuros votos en favor de Uribe, entre sus jóvenes combatientes urbanos, con los que he hablado recientemente, no cabe duda sobre quién es el candidato por el que votarían ellos y muchos miembros de las comunidades en las que hacen presencia.

    Elecciones y candidatos

    ¿Qué tan cierto es eso de que Álvaro Uribe es el candidato de las autodefensas?

    "Cuando un candidato muestra tantos cuestionamientos y recelos frente al manejo del proceso de paz del país, le viene el estigma de que es de derecha o de ultraderecha. Hay una coyuntura que enfrasca la campaña electoral en el proceso de paz y quien se mostró más apático frente al mismo fue Álvaro Uribe. La gente habla del asunto de la seguridad: desde el campesino de la vereda hasta el que vive en la ciudad. La dureza de Uribe frente al proceso hizo esquematizarlo en que son las autodefensas quienes lo apoyamos. No, no somos nosotros, ni hemos tomado partido. No apoyamos a nadie. Hace cuatro años el tema era la seguridad y hoy lo es más que nunca".

    Pero hay afinidades, identidades, en la visión de las autodefensas y la del proyecto político de Uribe Vélez...

    "Cualquier parecido con la realidad es coincidencia. Hay que ser claros: si Álvaro Uribe Vélez llega a la presidencia u Horacio Serpa o Noemí Sanín, o cualquiera de los candidatos, el tema de la paz es prioridad, igual que el manejo del proceso. No somos enemigos del proceso como tal. Cuestionamos el manejo que se le dio con Pastrana. Si hay coincidencias con Uribe, las puede haber también con Serpa y con Noemí".

    ¿Quién es Álvaro Uribe para las autodefensas?

    "El primer soldado de Colombia, según dice él. ¿El presidente de la guerra?".

    Y Horacio Serpa...

    "El acabose del neoliberalismo, dice él. ¿El presidente de la paz?".

    Y ustedes le creen o no...

    "Ahí está el interrogante".

    Y Noemí...

    "Una buena mujer".

    Y eso le alcanza para ser presidente...

    "Eso lo definirá el pueblo colombiano. Ella sería una buena presidenta para el posconflicto, o sea para después de que haya paz".

    Luis Eduardo Garzón, en ocasiones ha denunciado amenazas, ¿quién lo amenaza?

    "Lo deben amenazar ellos mismos".

    ¿Quiénes son ellos mismos?

    "Habría que preguntarle a Luis Eduardo. Él goza de nuestro respeto y admiración por ser un líder de la izquierda democrática. No hay ninguna animadversión de parte nuestra hacia él. Es uno de los hombres más brillantes de la izquierda, a quien le cabe el país en la cabeza y tiene muy claros los conceptos y sabe cuáles serían las fórmulas para llevar al país al final de la guerra. O habría que decir que son fuerzas oscuras las que lo amenazan, pero ese cuento está muy trillado".

    ¿Qué tan cierto es que las autodefensas han impuesto candidatos para el Congreso y la Presidencia?

    "El Estado y las Farc se repartieron la culpabilidad, a 50%, de la inclinación de la gente por ciertos candidatos. Los colombianos conocemos nuestra historia y sabemos lo que ha sido el país en los últimos 50 años. Sabemos de la inestabilidad y la rivalidad política, sabemos del abandono estatal frente a ciertos sectores, sabemos de la irresponsabilidad de la clase dirigente.

    En las diferentes zonas del país tenemos la misma identidad en cuanto a cómo ha sido la forma de hacer política, con una clase dirigente que ha hecho un proceso electoral irresponsable con iguales resultados en la gestión para el desarrollo. Nos encontramos que donde ha estado la guerrilla, y esa dirigencia a la que nos referimos, son lugares abandonados, no hay inversión social, hay cantidad de problemas, partidismos de odios".

    Pero, entonces, no imponen candidatos...

    "La comunidad se ordenó, se organizó y vio que es más por culpa de los políticos tradicionales que no hay salud y educación. Quien se quiera aprovechar hoy del caudal electoral de las regiones tiene que ser más comprometido con su causa. Hoy le cobran a la mala dirigencia política lo que hizo mal o lo que no hizo tiempo atrás. La gente decidió que esos señores o se comprometen o no los reciben en sus zonas. Así de sencillo. Entonces, ellos, de manera irresponsable, culpan a las autodefensas. Se limpian con nuestro movimiento y dicen que imponemos candidatos".

    Pero hablamos de los líderes de quién, ¿los de las autodefensas?

    "No. Los líderes autóctonos de las zonas, de diferentes partidos y tendencias. Esos líderes educados en las regiones, que conocen y sienten las necesidades de las comunidades, son los que ahora le están cobrando a la mala dirigencia política".

    Hay candidatos que al ser señalados de corruptos estuvieron o están vetados por las autodefensas...

    "No. En este momento nadie".

    Dicho de otra manera: ¿ustedes tienen amenazado a algún candidato?

    "Absolutamente a nadie. Ellos, por sí mismos, son responsables. Claro que hablamos a nombre del Bloque Metro, no de la totalidad de los movimientos de autodefensa, aunque hay identidad con otras organizaciones regionales".

    Las autodefensas van a dejar hacer elecciones...

    "Lógico".

    ¿Qué significa "lógico"?

    "No sólo que somos respetuosos del sistema democrático sino que nos declaramos de acuerdo con las elecciones, para escoger gobernantes, así no sean los mejores".

    Después de diez años, incluso con ese crecimiento militar desmesurado, ¿qué son las autodefensas hoy en lo político?

    "Como organización estamos concebidos para integrar en ella a todos los colombianos de bien; es decir, que quieran tener un futuro con justicia social y dignidad, con paz y desarrollo. No tenemos una ideología determinada. Tenemos un ideario político: una asociación de varias ideas políticas que propenden por la libre empresa, la defensa de la propiedad privada, la defensa del sistema democrático y las libertades individuales. Para definirnos tendríamos que decir lo qué no somos: ni totalitaristas ni estalinistas ni absolutistas. Estamos abiertos a la pluralidad política. Aquí dentro, incluso, hay gente con tendencias de izquierda y socialistas. No nos encasillamos en ideologías".

    Desde la otra orilla preguntarían: si hay esa amplitud para entender el país y la política, ¿quién mata a los líderes sociales, comunitarios, sindicales y militantes de izquierda? Eso suena muy bonito, de palabra...

    "Pasa lo que pasa porque estamos en una guerra y muchas de las personas que las autodefensas han dado de baja no ha sido por ser líderes comunitarios, políticos o sindicalistas. Ha sido por ser actores del conflicto que cumplen funciones determinadas. En apariencia son líderes de uno u otro tipo, pero en el fondo promueven el desangre que vive el pueblo colombiano: son responsables de reclutar y fomentar la incorporación de guerrilleros, de todo eso".

    Es un hecho la polarización del país. Unos creen en alcanzar la paz mediante el diálogo, otros mediante una victoria militar sobre el "enemigo". ¿Las autodefensas a qué le apuestan en las condiciones actuales?

    "Le apostamos a hacer la guerra para lograr la paz. Nuestro objetivo es la paz. Pero hay que hacer la guerra porque vemos una guerrilla que, como se muestra, sólo destruye. Para iniciar la paz política, habrá que iniciar procesos nuevos de reforma, pero no por la vía del fusil sino de educación y conciencia".

    Hablan de hacer la guerra por la paz, sin ninguna otra opción...

    "La función de un presidente no es tanto hacer la guerra sino conducir el país hacia la paz. Pensamos que esa es su función. Entonces su decisión debe ser ganar la guerra a los violentos que iniciaron la confrontación. Eso será quitarnos también la razón de ser. No hubo voluntad de paz: la zona de distensión y el proceso de paz fueron para las Farc una manera de proyectar la guerra. El próximo presidente debe gobernar haciendo la guerra y sosteniendo la economía. Pero entendemos que toda confrontación termina en un proceso de diálogo y negociación. Antes las partes deben estar convencidas de eso, no de la destrucción física del adversario. Las Farc no están convencidas de que ellas no pueden ganar la guerra. Hay que convencerlas de que no lo podrán hacer".

    Tapar el sol con las manos

    Las autodefensas, de acuerdo con los cuestionamientos de la comunidad internacional y con las exigencias de la guerrilla, asumen no estar en una mesa de negociación tripartita...

    "En un conflicto, cuando uno no está sentado en la mesa de negociación es porque es el plato fuerte o el postre; es decir, lo están negociando a uno. Es imposible pensar que se terminará felizmente una negociación del conflicto en el cual hay tres actores, pero son sólo dos los que negocian. La guerra es hoy entre tres porque la dinámica de la misma así lo impuso. Hay cosas que no concuerdan, falta una pata. Entonces, aquí no habrá solución política mientras la guerrilla y la oligarquía desconozcan su propia creación, de unos por su accionar y de los otros por su incompetencia. Al negar a las autodefensas, con autonomía y como realidad militar, política y social, ambos niegan su esencia: la insurgencia niega esa violencia que llevó a muchos colombianos a generar unas reacciones en su contra y la dirigencia niega su ineptitud y su vacío de liderazgo. Si no aceptan que somos el resultado de sus excesos y carencias no habrá solución".

    ¿Para ustedes es urgente comenzar acercamientos con el Gobierno o eso está sujeto a qué dinámica?

    "Para nosotros no es urgente, es una urgencia para el país. Estamos en lo que estamos: el conflicto. Somos conscientes de que son procesos. Nada se da gratis. Todo se gana mediante el accionar, el convencimiento propio y el de las otras partes del verdadero papel que tenemos. No tenemos urgencia de que se nos llame a negociar ni que se nos haga partícipes del proceso de paz. La urgencia de alcanzar la paz no sólo es nuestra sino de todo el país

  • Grupos armados, de la ideología a la droga

    06/04/2003 :: El colombiano - Colombia
    Grupos armados, de la ideología a la droga

    --------------------------------------------------------------------------------

    • En proceso de paz con Auc se correría el riesgo de legalizar narcos.
    • ONU rechazó pedido para que acompañara plan de paz con ilegales.
    • Autodefensas no se consideran terroristas internacionales.

    Por José Guillermo Palacio
    Montañas Nordeste antioqueño

    Rodrigo, o Doble Cero, así conocen en 45 municipios del Nordeste, Magdalena Medio y Oriente antioqueño al comandante del Bloque Metro, grupo armado que aunque fue creado por las Autodefensas Unidas de Colombia, ahora se aleja de la misma por considerar que buena parte de la estructura de su organización madre está sustentada en el poder del narcotráfico.

    El distanciamiento se da también en los niveles político y militar. De hecho, Rodrigo sostiene que ha habido choques armados entre sus unidades y otros bloques de las Auc en las calles de Medellín.

    Doble Cero no duda al momento de calificar a las organizaciones armadas. Si antes eran distanciamientos ideológicos, hacia futuro las diferencias las definirá la frontera del narcotráfico. Habrá narcos de derecha e izquierda, sostiene.

    El posicionamiento del Bloque Metro en los territorios que ahora maneja ha estado enmarcado en una dura campaña que ha costado la vida y el desplazamiento a numerosos campesinos, que en el pasado soportaron la presión de las guerrillas de las Farc y el Eln.

    Rodrigo interpreta esto como una consecuencia de la guerra colombiana, "que es la peor guerra que pueda padecer una sociedad en la cual todos los actores le apuestan al control político de la población".

    Según el comandante Doble Cero, Naciones Unidas, de manera diplomática, rechazó una propuesta del presidente Uribe para que acompañara el proceso de diálogo con las Auc. En el tema de los diálogos advierte que, legalizar las Auc, como se pretende hacerlo se podría correr el riesgo de legalizar buena parte de los narcos que ahora se camuflan en el poder de las organizaciones armadas.

    De su apuesta por la paz, su calificación como terroristas internacionales, las fumigaciones, la nueva estrategia guerrillera, el narcotráfico, la participación de Estados Unidos en el conflicto colombiano y del plan de seguridad democrática hablamos con esta fuerza.

    La paz
    Ustedes presentan la búsqueda de la paz como tema estructural de su existencia como organización armada. ¿En este momento el Bloque se prepara para la paz o para la guerra?
    "Infortunadamente el momento actual y la dinámica que tiene el conflicto exigen el mantenimiento de una estructura de guerra, sin que ello implique para nosotros el abandono de la búsqueda de alternativas en pro de una solución política al conflicto".

    ¿Cuáles serían esas alternativas?
    "En medio de la confrontación se debe trabajar por la madurez política de los actores del conflicto y de todos los estamentos de la sociedad civil para llegar al convencimiento de que la guerra no nos conduce por senderos de progreso y desarrollo, y encontrar soluciones que nos ayuden a salir de estas crisis. Esas alternativas tienen que salir de la misma dinámica del conflicto, no seré yo quien tenga las palabras mágicas para decir cual es la solución".

    La semana pasada el presidente Uribe les pedía un chancecito a las Farc, estaría el Bloque Metro dispuesto a darle ese chancecito al país?
    "Lamentablemente las guerrillas son determinadoras del conflicto, en sus manos está el dar o no chances al país. Nosotros como Bloque Metro pensamos que no estamos en condiciones de influir en el desescalamiento del conflicto".

    El Gobierno de alguna manera da estatus político a las Auc, su organización madre, e inicia diálogos en busca de una salida política a la crisis. ¿Qué los aleja a ustedes de ese diálogo?
    "Primero: La reforma que le hicieron a la Ley 418 para que no se necesitara el prerrequisito de estatus político para negociar con organizaciones armadas ilegales, de alguna forma, hace que el Gobierno, al tener como ley marco del acercamiento con las autodefensas a esta ley, no esté reconociendo el estatus político de las autodefensas, como de la misma forma no se le puede reconocer estatus político al narcotráfico y a otras organizaciones delincuenciales. La razón fundamental para que nosotros como bloque no estemos sentados en la mesa de exploración con el Gobierno es porque consideramos que como está diseñado el esquema de paz negociada del gobierno de Uribe no es un esquema que busque la conciliación nacional ni la obtención de una paz duradera, sino que es un proceso enmarcado dentro de una ley de sometimiento a la justicia, que solo llevaría a un desescalamiento temporal del conflicto, mientras se someten algunos combatientes arrepentidos o derrotados, y que luego se vería afectado el equilibro estratégico en detrimento de las muy ya menguadas condiciones de vida de la población".

    Entonces, ¿cuál es su propuesta a la sociedad colombiana en pro de un proceso de paz?
    "Nosotros propondríamos que crearan un ente que comience a trabajar en un diagnóstico serio e imparcial sobre las causas políticas, económicas y sociales que han llevado al país a la actual crisis y que este ente, así mismo, comience a buscar alternativas dentro de la sociedad civil y dentro de los actores del conflicto armado para buscarle soluciones a esto".

    De su respuesta sobre los diálogos con las Auc, uno puede concluir que dialogar en esas condiciones puede amarrar el riesgo de legalizar buena parte del narcotráfico...
    "Para nadie es un secreto que en un alto porcentaje las Auc están bajo el mando y el control de carteles del narcotráfico. Uribe a lo que le apuesta es a desmovilizar en forma no violenta a un gran número de personas que, sin darse cuenta, terminaron defendiendo un fenómeno como el narcotráfico. Esto en sí implica graves riesgos de institucionalizar la corrupción del narcotráfico en algunos sectores, pero nosotros creemos que el Gobierno es consciente de ello".

    Pensar en una desmovilización negociada de los combatientes de las Auc es casi un imposible, sin el acompañamiento internacional. ¿Ha habido algún tipo de interés o aceptación de Naciones Unidas para acompañar este proceso?
    "El gobierno de Uribe solicitó el acompañamiento de las Naciones Unidas para el proceso de sometimiento a la justicia de las Auc. Este foro internacional, muy diplomáticamente, declinó esa invitación, por considerarla, según ellos, innecesaria ya que la Iglesia estaba cumpliendo esta función y que con ello era suficiente".

    ¿Pesó en tal decisión la declaratoria de terroristas que de ustedes hizo el departamento de Estado?
    "Primero, habría que aclarar que la declaratoria como terroristas internacionales que hace el Departamento de Estado de Estados Unidos, al incluirnos en su lista como autodefensas terroristas, se debió más a presiones de organizaciones de derechos humanos y del mismo gobierno colombiano, en el contexto de las negociaciones con las Farc en el gobierno pasado, y a las cuales el gobierno de Estados Unidos brindó todo su apoyo. Ahora, si miramos detenidamente, las Autodefensas no cumplen los requisitos exigidos por el gobierno de Estados Unidos para incluirnos en su lista".

    De todas formas a ustedes se les responsabiliza de actos como genocidio, desplazamiento forzado y otras acciones calificadas como terroristas...
    "Indudablemente estos actos de desplazamiento forzado que se dan dentro del conflicto armado, si se miran detenidamente bajo la óptica de definición del término terrorista, sí son actos de terrorismo, pero de acuerdo con la famosa lista, ésta se refiere al carácter de terrorismo internacional.

    Nosotros como Bloque Metro siempre hemos mantenido una actitud muy crítica sobre este problema de desplazamiento forzado y esta fue, de alguna forma, una de las razones que nos llevaron a distanciarnos del resto de las Auc".

  • BLOQUE METRO WIKIPEDIA

    Bloque Metro

    De Wikipedia, la enciclopedia libre

    El Bloque Metro fue una estructura paramilitar colombiana vinculada a las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU) de Carlos Castaño y que operó en el nororiente antioqueño entre 1997 y el 2003. Su líder fue Carlos Mauricio García Fernández, alias “Doble Cero”, “Rodrigo Franco” o simplemente “Rodrigo”. Esta organización no se sumó al proceso de desmovilización y sus más de 1000 integrantes fueron combatidos y luego subsumidos por el Bloque Cacique Nutibara de Don Berna.

    Tabla de contenidos

    [ocultar]

    En el origen de las autodefensas en Medellín [editar]

    El Bloque Metro fue una organización contrainsurgente típicamente rural que intentó desarrollar una estrategia territorial copiando el modelo de urbanización desarrollado en el Valle de Aburrá por las guerrillas del ELN y las FARC durante toda la década de los noventa. Sin embargo, desarrolló una modalidad de subcontratación con organizaciones de alta capacidad operativa como la banda de la Terraza, que para finales de los años 90 se había convertido en el centro de coordinación de una parte importante de la delincuencia en la ciudad. Pero también se apoyó en algunas de las cooperativas de seguridad “CONVIVIR” existentes en la ciudad y desarrolló una estrategia de guerra orientada, en primer lugar, a golpear, aniquilar o absorber a los grupos milicianos. En segundo lugar, a someter a algunas de las bandas delincuenciales presentes en la ciudad. El grupo paramilitar respaldado por el Bloque Metro surgió como una fuerte presencia militar en Medellín a partir de 1998. Para el año 2000, había captado a muchas de las bandas criminales de la ciudad y para el 2001 era el grupo paramilitar dominante de la ciudad.

    ¿Quien fué Rodrigo Doblecero?' [editar]

    Carlos Mauricio García Fernández nació en medellín en un hogar de clase media. Fué formado por los padres jesuítas en el tradicional colegio de San Ignácio de Loyola, donde cursó toda su educación. Ingresó a la Escuela militar de cadetes "JOSE MARIA CORDOVA" del ejercito colombiano, siendo uno de los mejores oficiales de su curso. Eligió el arma de Infantería. Durante su vida militar, siempre en zonas de combate, se formó en la contraguerrilla como "Lancero" y por sus meritos realizó cursos en la "Escuela de las Americas" de el ejercito de los Estados Unidos, donde también estudió en Fort Benning, Georgia las tecnicas contraguerrilleras de los "Green beretts" o boinas verdes, unidad de fuerzas especiales antisubversivas del U. S. ARMY. Realizó cursos de inteligencia y contrainteligencia y manejo avanzado de armamentos y explosivos tambien en los estados unidos. Se retiró del ejercito colombiano por voluntad propia en 1988, descepcionado por el manejo politico que le dió a la guerrilla el gobierno de Belisario Betancur que apabulló a los militares y potencializó a las guerrillas de las Farc, al M19, al EPL y al ELN, siendo el detonante de su frustración militar la toma del palacio de justicia por parte de la guerrilla del M19 y los narcotraficantes dirigidos por Pablo Escobar y el asesinato en dicha toma de varios magistrados a quien conocía y apreciaba por nexos familiares. Durante su vida militar realizó estudios de derecho en la universidad militar Nueva Granada y los concluyó en la Universidad de Antioquia. Nunca ejerció como abogado.

    Ante el avance del cartel de medellín y su alianza con la guerrilla del M19 y posteriormente con el ELN y ante la evidencia que los metodos convencionales de las autoridades contra la organización de Pablo Escobar no tenían probabilidades de exito, García se sumó a un movimiento denominado "perseguidos por Pablo Escobar" o PEPEs quienes fueron un factor determinante en el desverebramiento del cartel de medellín.

    En vista del exponencial crecimiento de las guerrillas en colombia, y la ineptitud de las autoridades colombianas para someter este fenómeno delincuencial, prefirió optar por la defensa legitima y sumarse a los comienzos de una incipiente organización de autodefensa que se comenzó a conocer como AUTODEFENSAS CAMPESINAS DE CORDOBA Y URABÁ ACCU, entonces orientada por Fidel Cataño Gil, donde desde su llegada las disciplinó y estructuró como un pequeño ejercito antisubversivo e introdujo la formación militar, redactando los estatutos de las Accu y siendo el fundador e instructor de la primera escuela de autodefensas antisubversivas en colombia, con regimen interno y estructura militar, destacandose por introducir el tema del DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO en el campo de las autodefensas. Fué el gran ideologo y estratega del movimiento politico militar de autodefensas campesinas y siempre tuvo en sus objetivos una negociación de paz con el gobierno colombiano, una vez se sometiera a la guerrilla. Siempre se reconoció como Autodefensa y rechazó el termino "paramilitar" pues actuaba por sus propias convicciones y en legitima defensa y no como instrumento de una guerra sucia.

    Doblecero rechazaba por principio el narcotráfico pues había visto lo que hizo este fenomeno con las primeras autodefensas de Puerto Boyacá, que terminaron convertidas en bandas de sicarios al servicio de los narcotráficantes y por tanto se opuso ferreamente a la narcotización del movimiento de autodefensas, pues creia que le hacia perder los ideales y por tanto legitimidad a la lucha antisubversiva, asi esta fuera ilegal. Por tal razón su grupo politico militar de autodefensas campesinas "BLOQUE METRO" no hizo parte de las Autodefensas Unidads de Colombia, AUC,lo que exacerbó aun más el odio que sentían los narcotraficantes por él, los narcoparamilitares y sectores corruptos de las fuerzas armadas.

    Por tal razón y a vista de las autoridades se unieron los delincuentes mas peligrosos del pais, integrantes del sector conocido como el NarcoParamilitarismo: Salvatore Mancuso,de las AUC Don Berna, dueño de la Banda de la terraza o BCN , Carepollo del bloque Bananero,Macaco ,Julian Bolivar, Cuco y Ernesto Baez dueños del Bloque Central Bolivar y Vicente Castaño, tambien narcotraficante y dueño de varios bloques en un consorcio criminal que aliado con sectores corruptos de las fuerzas militares comenzaron una cruzada militar para exterminar el Bloque Metro y asesinarlo.

    La posición ambigua y temerosa asumida por Carlos Castaño, comandante de las ACCU, frente a la guerra con Rodrigo fué determinante para que fuera asasinado, pues nunca quiso aderirse abiertamente al narcoparamilitarismo y rechazar a Doblecero y su estructura militar. Carlos Castaño fué asesinado por un comando armado del grupo de las AUC Y BCB que enfrentaba al Bloque Metro el 12 de abril de 2004 en arboletes, Antioquia.

    Finalmente consiguieron su objetivo en medio de una guerra en el oriente y nordeste de antioquia, que arrojó al menos 500 combatientes muertos, cientos de civiles desplazados y toda la región asolada por las hordas de las AUC.

    CARLOS MAURICIO GARÍA FERNANDEZ, mas conocido como Rodrigo Doblecero fué asesinado el 28 de mayo de 2004 en la ciudad de Santa Marta, Colombia por sicarios de las Autodefensas Unidas de Colombia.

     

    Fuego cruzado [editar]

    Sin embargo, Rodrigo representaba claramente el ala más política del movimiento contrainsurgente, mas aun habiendo sido él mismo oficial del ejercito, , y por eso no iba a permitir que se antepusieran los intereses del narcotráfico. Siempre denuncio que las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) habían vendido bloques enteros de la organización - con hombres y armas - a los narcotraficantes, que los utilizaban para proteger su negocio y no en la lucha contra los grupos armados de izquierda.

    Aún cuando el Bloque Metro se había posicionado fuerte en distintos barrios, no tenía el control total, ya que aún quedaban muchas estructuras armadas autónomas de bandas delincuenciales e insurgentes. Castaño también fue víctima en ese entonces un dilema que Rodrigo no pudo resolver; efectuar un desarme cuando la guerrilla no lo estaba haciendo y que los únicos beneficiados fueran los grupos vinculados al narcotráfico.

    En el contexto de la guerra contrainsurgente de las AUC libraban en todo el país, la salida que se le buscó al fracaso del Bloque Metro fue el de concederle una franquicia a otra estructura con capacidad de establecer un proyecto más o menos hegemónico de control social en la ciudad

    Es así como en el 2001 nació el Bloque Cacique Nutibara (BCN), bajo el mando de Diego Fernando Murillo alias “Adolfo Paz” y conocido en el mundo del narcotráfico como “Don Berna”. Su llegada parecía el camino más eficaz para responder al reto de la urbanización del conflicto y disputar la hegemonía sobre Medellín a la alianza guerrillera y miliciana que se estaba forjando contra las autodefensas.

    El costo de oponerse a la desmovilización [editar]

    Cuando comienza el proceso de negociación de las AUC para lograr la desmovilización de sus combatientes, el Bloque Metro fue uno de los pocos que se opusieron tenazmente. Castaño, que había sido uno de los padrinos del bloque no tuvo mas opción que restarles su apoyo. Seria el mismo Rodrigo quien señalaría el 27 de mayo del 2003:” La propuesta de ultimátum está basada en que el Bloque Metro es un obstáculo para los proyectos estratégicos de las AUC y el Bloque Central Bolívar".

    El paramilitar agregó que el bloque principal de las AUC encabezado por Carlos Castaño y Salvatore Mancuso y el Bloque Central Bolívar le advirtieron que "si en una fecha determinada nosotros no entramos en un proceso de desmovilización con el gobierno, paralelo al de ellos, se desatará una guerra total o de aniquilamiento”.

    Fue precisamente en esa época que se rodó en barrio La Sierra un documental homónimo de la periodista colombiana Margarita Martínez y el estadounidense Scott Dalton y que relataba la historia de dos jóvenes involucrados en los enfrentamientos entre el Bloque Metro y el Cacique Nutibara. 'Doble Cero' era el jefe paramilitar de ese entonces en el barrio La Sierra, y fue él mismo quien les dio permiso para ingresar.

    Durante Julio del 2003 el Alto Comisionado para la Paz manifestaría asimismo: “El Bloque Metro si ha estado por fuera, el Bloque Metro es un grupo muy pequeño que no tiene más de 400 hombres, opera en la zona de Medellín y Antioquia y lamentablemente su dirigente, su jefe...una incomprensión histórica del proceso se ha opuesto de manera radical a esta negociación, nosotros esperamos que entre en razón, que Dios le toque su corazón, que él deje su dureza y que finalmente entre también en este proceso.”

    Las contradicciones entre el bloque Metro y las estructuras del bloque Cacique Nutibara lograron el repliegue total del primero y la expansión del segundo: “...ha salido victorioso el bloque Nutibara que consiguió hacia finales del 2003 el repliegue total del bloque Metro en zona rural del municipio de San Roque. Hasta este municipio del nordeste antioqueño, llegaron en septiembre casi 2.000 hombres de los bloques Central Bolívar (BCB), Cacique Nutibara y Calima a desalojar a los integrantes del Bloque Metro, que llegaron a estas tierras en 1997”.

    Después de la derrota [editar]

    Derrotado en el nordeste antioqueño por los hombres de Vicente Castaño (El Profe), Diego Fernando Murillo (Don Berna) y de Carlos Mario Jiménez (Macaco), además de una ofensiva del ejército oficial, Doble Cero consideró la posibilidad de recibir protección del gobierno de los Estados Unidos.

    La calma comenzó cuando parte de los integrantes del Bloque Metro de las AUC, terminó en las filas del Bcn, entre 2002 y 2003. Aquellos que no se desmovilizaron con el Bloque Cacique Nutibara lo hicieron luego con el Bloque Central Bolívar o el Bloque Héroes de Granada.

    A fines de mayo Carlos Mauricio García muere acribillado en Santa Marta con 5 balas en la cabeza. Doble Cero, que contaba 39 años, fue sepultado en un cementerio de Medellín, capital del departamento de Antioquia.

    Véase también [editar]

    Enlaces externos [editar]